Selección Argentina
Sergio Hernández: "No voy a tomar ningún riesgo innecesario"
Hablamos con el entrenador de la selección básicamente sobre las ventanas, la convocatoria del viernes pasado y el futuro. Muy interesante.
FMBB | Primera
Conversamos con Sergio Hernández tras su regreso de Mercedes, donde fue a visitar a su hijo Lautaro y eu exasistente Fernando Rivero. Los temas centrales: ventanas, incertidumbre ante el nuevo formato, convocatoria y plan estratégico general en relación al sistema clasificatorio.

- Supongo que la convocatoria es el último paso de un proceso que comenzó con tu renovación, cuando supiste del formato de las ventanas y cuando te pusiste a pensar cómo será todo esto.

¿Cómo influyó todo eso para la convocatoria que hiciste?

. A nosotros nos agarra en una etapa medio especial. Hay países en el mundo que están con camadas consolidadas y se mueven poco de esos jugadores, hay países en proceso de renovación y otros, como nosotros en Río, con un grupo que ya se sabía que era el final. Y la otra situación es la que estamos nosotros ahora, que es una etapa donde se busca una nueva camada. Lo de los 24 jugadores tiene que ver con una lista de buena fe que me piden para estas dos ventanas.Te lo pide FIBA, no es algo que pedí yo. Son 24 que considero aptos para jugar, para competir y para seguir promoviendo una camada. Si bien hay algunos jugadores de mayor edad que en la AmeriCup, todos sabemos que jugadores como Mata, Mainoldi, Aguirre y algunos más son jugadores con cualidad de selección argentina. No lo voy a descubrir yo. Estas ventanas son clasificatorias y por eso hay jugadores con experiencia y jóvenes. Después hay que esperar a ver qué pasa.

- Te hago preguntas puntuales que me generan dudas y supongo que vos también te las habrás hecho. ¿Hiciste el número de partidos que tenés que ganar para tener reales chances de clasificarte?

. No, pero se lo pedí ahora a Silvio y el cuerpo técnico, que me hicieran esos números. Hasta ahora estamos igual que vos. No hay una cuenta de antemano que nos haya dado el número como para decir con esto nos clasificamos. También depende de los demás resultados. Igualmente, como son de a dos los partidos, no tenés margen de error. Es muy difícil. No podés ir a un partido a hacer experiencia, porque por ahí ese partido te puede dejar afuera. En América además no hay tantos jugadores que queden afuera. Brasil creo que de alguna manera ya no cuenta con la camada que está en la NBA como Nené, Tiago y después no hay muchos en la Euroliga o en la NBA, al menos en esta primera parte. Granger en Uruguay, nosotros tenemos tres. En Europa es mucho más complicado.

- Segunda pregunta: vos vas a citar 12, no más.

. No, 12. De hecho llegan, nos vamos a La Rioja a jugar, después charter a Buenos Aires y vuelo a Panamá. Puede llegar a haber algún cambio de La Rioja a Panamá, pero no creo que gravitante. Es importante aclarar eso. No es una preselección lo que yo hice. Es una lista de buena fe. De ahí salen los 12. No están citados 24 para entrenar. Saldrán solo los 12 de cada partido.

- Otra pregunta que tiene que ver con los que están afuera y pueden venir. ¿Cuál es tu postura?

. Que en algunas ventanas los voy a hacer venir y en otras no. Elegiré de acuerdo al rival, de acuerdo al momento de los jugadores y según las necesidades que yo vea convenientes. Y si tiene sentido hacerle hacer un desgaste a un jugador para que haga un viaje determinado.
- Hay dos particulamente complicados: Rusia (Lapro) y China (Scola).

. Sí, pero hoy están convocados y es muy probable que estén en la lista de 12. Muy probable.

- Otra pregunta relacionada es si hacés esta ecuación: jugador en Argentina fresco contra jugador del exterior, quizá de mejor nivel, pero con un viaje de 20/30 horas encima y cansado.

. Sí, la hago, obviamente, y se tiene en cuenta. Lo que pasa es que lo que yo armo es un proceso, no cada partido en particular. Ejemplo: Delía. Si me preguntás, yo prefiero que venga un poco cansado, pero que no pierda el contacto con este grupo y siga afianzando su relación con los jugadores de su camada. No que esté un año entero sin jugar para el equipo, involucrado. Si no hacemos diferentes selecciones. Si bien va a suceder alguna vez, hay un lote que está lejos que va a venir igual con vistas al Mundial 2019 y Tokio 2020.

-¿Scola es un asterisco?

. ¿Con respecto a las ventanas?

- Por el desgaste y por su forma de ser.

. Je, Luis es capaz de tomarse un avión en China, bajarse en Ezeiza y venir elongando hasta el lugar de entrenamiento. Lo conocemos. Si no está con un acondicionamiento físico, va a formar parte. Después a lo mejor en alguna ventana no esté. Si bien tiene una edad más para el retiro de la selección que para el proceso, yo lo elegí como parte clave. Es ese eslabón que nos queda de experiencia y de legado de una generación que fue ejemplo. Para mí, cada vez que pueda estar, aunque juegue menos, quiero que esté. No es verso. El se compromete con el proceso, con la forma de entrenar, con el liderazgo, con enseñar. Cuando esté sano va a estar.

-¿Esto forma parte también parte de una conversación que tengas con los jugadores o lo vas a decidir vos?

. Yo hablo siempre, porque puede no haber lesión pero sí desgaste, o una situación compleja del jugador con su equipo o con el entrenador. Eso se habla. Forzar una situación no tiene sentido. Gracias a Dios tenemos jugadores con los que reemplazarlos. Obviamente no voy a hablar con los 24. No puedo ni quiero. No pido permiso para convocar. Pero los jugadores saben que conmigo tienen la suficiente confianza como para llamarme y explicarme si tienen una situación equis. Como pasó con Deck este año.

-¿El desgaste de los de acá también lo vas a tener en cuenta?

. En esta primera no van a tener tanto desgaste, pero después, cuando se sume la Liga de las Américas por ejemplo, habrá que ver. Todavía no hay acumulación. Quizá el problema sea más adelante. Este tipo de problemas lo vamos a contemplar siempre. Después hay cosas que iremos aprendiendo. A lo mejor después un jugador va directo de Europa a Panamá, o en la segunda etapa a México o Puerto Rico, por decir dos posibles rivales. Entonces evitamos un viaje intermedio por Argentina muy largo. Igual son todas cosas que estamos estudiando.

-¿Vos tendrás también que medir con cintura y muñeca a los que vayan de acá? Porque también les tenés que dar confianza y que no crean que cuando vengan los partidos difíciles no van a estar.

. No, porque tampoco es que los de afuera son mejores que los de adentro. Hoy no existe esa diferencia tan marcada como antes. No es real. Sí es verdad que todos los entrenadores de todos los países que se van a encontrar con jugador por decir usados de alguna manera. Si yo fuera jugador, cada oportunidad que me dieran la aprovecharía y ya está. De eso se trata. Pero es cierto que habrá que tener buena comunicación.

- Lo lógico sería que ocurra lo contrario. Que los de acá se maten para desmotrarte que pueden estar.

. Sería lo lógico, aunque el jugador piense que a mí me gusta más el otro. Que intente cambiar la opinión del entrenador. Además esto es la selección argentina y ellos tienen la posibilidad de ayudar a conseguir la clasificación a un Mundial.

- Fue la discusión con el fútbol, que es quizá en lo único comparable. Ahí se le dio pocas chances al de acá.
. Está más impuesta esa discusión en el periodismo o el bar que en el jugador. Al jugador cuando lo citan sale corriendo para estar. Entonces el día que lo citan trata de demostar.

- Más allá de tu experiencia, me da la sensación de que al menos en los dos primeros partidos no vas a querer arriesgar nada.

. Yo nunca quiero arriesgar nada. Si bien soy bastante audaz y me animo a poner gente nueva, no quiero hacer ningún invento con esto de las ventanas. Me parece que hay que jugar con un equipo que encaje en el proyecto que estamos teniendo, tenga coherencia con el equipo de la AmeriCup, pero con un refuerzo de experiencia y madurez, porque cuando la clasificación a un Mundial está en el medio, la presión es diferente. No tiene que haber un gran abanico de un partido a otro. A mí no me interesa solo ganarle a Paraguay, a Panamá y al resto. Si yo me abro demasiado y uso 60 jugadores, no es negocio. Para encontrar una nueva camada y darle identidad, está bueno manejarse con un grupo de jugadores acotado. No digo 12, pero quizá 20. No voy a asumir ningún riesgo que no sea conveniente. No pienso subestimar a ningún rival.

- La primera fase es vital. Uno quizá ve mejores rivales en la segunda, pero los resultados de la primera son clave.

. Clave, por eso te digo. Una puede ser más difícil, la segunda, pero lo que te lleves de la primera es la vida. Es como en los torneos internacionales. Hay que saberlos jugar. Una desatención contra un rival débil te puede hacer perder una clasificación o complicarte un cruce. Tenés que jugar cada ventana como si fuera la clasificación al Mundial. Va a haber sorpresas pero, como siempre, dependerá de que te dejes sorprender. Va a haber equipos que subestimen etapas. Nosotros no queremos ser parte de ese grupo.

- Te lo pregunté el día que reasumiste y cada vez estoy más convencido. ¿Son las ventanas el torneo donde el entrenador va a ser más importante?

. No sé. ¿Tener más injerencia? Yo pienso que al final la balanza la inclinan los jugadores. Pero en este lío una clave va a ser que el entrenador sepa elegir a los jugadores. Después va a haber situaciones puntuales. Un equipo como Venezuela, por ejemplo, va a tener problemas, porque Duró no va a tener tiempo de poder imponer una línea distinta. Salvo que tome la del Che García y la haga propia. Acá tenemos la ventaja de que en 20 años hubo tres entrenadores más o menos con la misma idea. Los jugadores solo tienen que aprender la táctica para un torneo, pero ya saben a qué vienen a jugar. Hay un terreno ganado. Si no estuviera yo y viniera Ettore Messina, sería más de los jugadores que del entrenador. Pero en este caso solo tenemos que ajustar los temas finos.

- La última. ¿La ausencia de Campazzo va a ser lo que más afecte al equipo de entrada?

. Sí, porque este equipo se había puesto un poco dependiente de Facundo. Te diría que hay dos ausencias, que son las de Campazzo y de Garino. Con Facundo nos habíamos hecho muy dependientes, y eso ahora puede ser bueno para este grupo. Tener que afrontar sin Facu las primeras ventanas. Porque todos sabemos lo que son capaces de hacer Lapro, Aguirre, los dos Vildoza o Balbi. Pero cuando está Campazzo ocupa un lugar demasiado fuerte. Y lo de Garino porque nos da una solidez defensiva y nos ocupa dos posiciones, del 2 y del 3. Con Garino me animo a jugar con él de dos y Deck de 3. Por eso creo que la ausencia de Garino va a ser también muy importante. Igual, lo primero que vamos a tener que hacer es acostumbrarnos a jugar sin el enano.

Fuente: BASQUET PLUS
Inicio | Arriba