Río 2016
"Nunca soñé con ser millonario pero sí con la NBA"
A cuatro días de los Juegos, Pato sigue sorprendido por su llegada a los Spurs. Si hasta pensó que cuando surgió su nombre era "por una joda de Manu", a quien este marplatense de 23 años toma como un ídolo y referente.
FMBB
En el último puñado de días tuvo más horas de vuelo que de sueño. También vivió una de las mayores alegrías de su vida, y ahí está la razón para que Patricio Garino mantenga la sonrisa y amabilidad de siempre cuando el cuerpo pide una almohada. Porque si el marplatense tuvo que estar a las corridas fue porque, en medio de la preparación rumbo a Río, voló a EE.UU. para firmar con San Antonio Spurs y empezar a cumplir el sueño de jugar en la NBA, que se gestó cuando se fue al básquet colegial estadounidense con sólo 17 años. A los 23, Pato hará la pretemporada para ganarse su lugar en la elite. De eso y mucho más habló con Olé.


-¿Caíste en lo que significa esta firma?

-¡Qué no significa! Es toda una ilusión. Pasó todo tan rápido que es una de las formas de no caer tanto. Parece un sueño y con el correr de las horas y los días lo iré haciendo. Pero por el reconocimiento de la gente y lo que veo acá en Córdoba me voy dando cuenta. De todas maneras, tengo que ser consciente de que esa etapa no comenzó y que estoy concentrado en la Selección.

-¿Qué pensaste cuando surgió el interés?

-Que era una joda de Manu. Nunca pensé en esa posibilidad. Pero fue tremendo por el interés de Popovich. Tenía planes de Orlando y había aparecido Brooklyn, pero que llegara San Antonio fue único. Conversé con Pop cuando fui a firmar y fue un honor escuchar lo que piensa de mi juego.

-¿Qué te dijo?

-Fue honesto. Me dijo que no me había visto jugar tanto, pero que muchos scouts me venían siguiendo hacía tiempo. Y que cuando me vio jugar contra Estados Unidos en Las Vegas, terminó el partido y fue a hablar con Manu para preguntarle por mí. Me contó todo lo que él le comentó, que esas cosas encajaban en el perfil que buscaban. Me dijo que le gusta mucho cómo defiendo, algo que ya tengo incorporado, mientras él se lo tiene que remarcar a la mayoría. También que le gusta cómo me muevo en ataque sin balón y mi mecánica de tiro. Escuchar todo eso me entusiasmó.

-¿Te imaginás jugar con Ginóbili, Parker, Leonard y compañía?

-No quiero pensarlo porque me voy a poner ansioso, pero sin dudas que será un momento de aprendizaje pleno, especialmente con Manu al lado, un referente e ídolo. Será una ayuda muy grande.

-Cuando recién llegabas a EE.UU. fuiste a ver a Manu y remarcaste que era un gran modelo. Seis años después, lo tenés de compañero en la Selección y en tu primera experiencia NBA...

-Honestamente, habría que darle un porcentaje del contrato por el trabajo de representante que hizo (risas). El no es sólo mi ejemplo, sino el de un país entero. Aquel partido que lo fui a ver era el primero que vivía en persona en la NBA, y era impensado llegar a jugar con él. Así que todo esto es bastante loco. Y saber que semejante modelo hizo tanto por un pibe desconocido para él habla mucho de lo que es como persona.

-¿A qué le vas a apuntar en la pretemporada?

-A ganarme la confianza de los Spurs, y pasará lo que ellos decidan. Puede que me vaya muy bien, pero yo voy a representar a la franquicia y ayudar al equipo a lo que necesite en el momento, ya sea en el principal o en la D-League. Y definitivamente voy a aprender y crecer.

-¿Te ponés a pensar en cuánto viviste desde que llegaste a EE.UU?

-Ufff. Muchas situaciones, vivencias y emociones. No me arrepiento de ninguna decisión. Crecí mucho, y sé que no es el techo. Tengo que seguir trabajando para algún día establecerme y hacerme un nombre propio ahí.

-¿Te sorprende tu respuesta ante cada situación vivida en estos seis años?

-Sí, pero por no esperar que este último año y pico haya sido tan exitoso. Es casi un cuento de hadas lo que estoy viviendo: debutar con la Selección, clasificar a Río, ganar un título con la Universidad (NdeR: George Washington), ya estar al borde de los Juegos y firmar un contrato NBA. Es bastante loco, pero no es magia. Es mi trabajo y esfuerzo de poner tantas horas para mejorar, son años de irme de casa con un objetivo fijo en la cabeza y no parar hasta que llegue.

-Tanto resignaste, como Mar del Plata, familia y amigos, que esa meta está llegando.

-No sé si fue resignar. Siempre estuve concientizado para esto. En todos los deportistas existen los sacrificios por la pasión que te genera el deporte. Mi situación fue un poco diferente y la aproveché.

-Fue lindo que en la presentación del Orfeo dijeran “nuevo jugador de San Antonio Spurs” y te ovacionaran.

-Hermoso. Da alegría saber que un pibe de Unión de Mar del Plata venga a otra ciudad y lo aplaudan. Nunca soñé con ser millonario, pero sí con la NBA. Saber que tanta gente está contenta por mis logros se aprecia mucho.

Fuente: Olé
Inicio | Arriba