NBA
Stephen Curry explicó por qué le gusta que lo llamen "el Messi del básquetbol"
La estrella de Golden State habló de Leo tras ganar la final de Conferencia ante Oklahoma; "Me gustaría cruzarme con él", reconoció sobre la inminente llegada del capitán argentino a Estados Unidos
FMBB | Primera
OAKLAND, Estados Unidos (De un enviado especial).- Stephen Curry está sentado en el vestuario con una toalla en la cabeza, en cuero, unas calzas y un par de ojotas. El base de Golden State que sigue rompiendo récords está cabizbajo y sólo se preocupa por ponerse hielo en la rodilla derecha, que quedó maltrecha luego de la increíble remontada que su equipo tuvo ante Oklahoma en el séptimo y definitorio partido de la final de la Conferencia Oeste de la NBA. Hace minutos, veinte mil personas convirtieron el Oracle Stadium en un Coliseo Romano en ebullición cuando gritaron "MVP, MVP", porque con sus 36 puntos había sido la figura del partido y confirmado el premio al mejor de la temporada. Como un gladiador luego de sus batallas, Curry está en silencio y sólo se preocupa por curarse las heridas mientras sus compañeros dan notas en otro rincón del vestuario. Pero el héroe intocable muestra su lado humano cuando escucha "Messi, Argentina". Esas palabras alcanzan para que salga de su trance, levante la vista, sonría, y comience a dialogar con LA NACION.

- ¿Sabés que Lionel Messi llega el viernes a San José y va a estar cerca cuando ustedes jueguen la segunda final ante Cleveland? ¿Te gustaría que venga a ver el partido?


- Sí, me gustaría cruzarme con él. Sería una gran noticia si viene a ver el partido.

- ¿Hay gente que dice que sos el Messi de la NBA y que Messi es el Curry del fútbol, te gusta esa comparación?

Click Aqui
- Sí, me gusta que digan que soy el Messi del básquetbol.

- ¿Por qué?

-Porque es un gran jugador. Es un orgullo que nos comparen.

Curry suelta la última frase, se levanta, saluda y camina hacia las duchas. La estrella de la noche pasa como uno más por al lado de los periodistas, que saben que hablará en la conferencia de prensa y se ocupan de entrevistar a los otros campeones. Uno de ellos, el pivote brasileño Anderson Varejão, lo conoció a Messi cuando jugaba en Barcelona mientras Leo estaba en La Masía. Por eso se alegra cuando LA NACION le pregunta por la Pulga y, luego de responder en chiste que con medios argentinos no habla, el basquetbolista que el año pasado alcanzó la final de la NBA con Cleveland y ahora lo hizo con Golden State se abre.

"Sin dudas que Messi y Curry son parecidos, y me pone muy contento que los comparen, aunque también tiene cosas de Neymar", dice y suelta una carcajada cómplice. "Los dos son los mejores en lo que hacen. Leo tenía 15 años cuando yo estuve en Barcelona y todos sabíamos de lo que era capaz. Cuando se convirtió en el mejor jugador del mundo, no me sorprendió porque en los juveniles todos hablaban de él", agrega el pivote, esta vez con tono serio. Golden State jugará las primeras finales de local el jueves y el domingo, y Messi llegará el viernes por la noche a San José, la ciudad donde concentra la selección, que queda a 65 kilómetros de Oakland. Por eso, cuando el basquetbolista brasileño se entera, cambia sus gestos de hombre de 33 años por los de un niño frente a la posibilidad de estar con su ídolo y responde: "Sería una locura si nos viene a ver. En serio, sería algo impresionante. Ojalá pueda venir porque realmente lo admiro".


La conexión entre Golden State y Barcelona nació el año pasado, cuando el entrenador de los Warriors, Steve Kerr, decidió mostrarles a sus jugadores algunos videos del equipo de Luis Enrique. Curry, en su momento, explicó: "Nos pasaron videos de grandes estrellas del fútbol, especialmente de Messi y de Barcelona, para que nos fijemos en su estilo de juego, en todo lo que hacen en un solo encuentro y en cómo marcan. Vimos muchas similitudes entre lo que hacen ellos y lo que hacemos nosotros moviendo el balón y participando todos en diferentes jugadas".


Luego de esos videos se inició la buena relación entre la estrella de la NBA y el capitán de la selección. Primero Curry, en diciembre del año pasado, le mandó a España una camiseta con la número 30 firmada, y Leo devolvió el gesto hace un mes con la 10 de Barcelona, también firmada. Por eso, en la revista Sport Ilustrated que tiene a Messi en la portada, le preguntaron por su relación y Leo respondió: "Voy a estar en Estados Unidos por la Copa América, pero parte de mí espera cruzarse con Stephen Curry. Verlo jugar es algo mágico, a todos les gusta como juega. Nuestros estilos son similares. Si uno lo mira, se da cuenta de la relación que tiene con la pelota, es como si su cuerpo y su mente estuvieran en conexión con ella. Yo trato de hacer lo mismo".

El base de Golden State estuvo seis años en la NBA sin ganar nada hasta que en el 2015 cambió la racha y se consagró campeón. Ese cambio y esa conexión fue la que se vio anoche, en el triunfo por 96 a 88 en el que metió siete triples y rompió el récord histórico en series de siete juegos con un total de 32 anotaciones de tres puntos. Con 28 años, Curry buscará ante Cleveland otro título que lo impulse a ingresar en el mundo de las leyendas de la NBA. Lo que él consiguió hace un año es algo parecido a lo que quiere Messi, que con igual edad buscará el mismo cambio para romper la maldita racha con la selección. Aunque con una diferencia: Leo ya es leyenda.

Fuente: LA NACIÓN
Inicio | Arriba