Eduardo Bellón habló del arbitraje
“Queremos unificar bien los conceptos”
El Jefe del área de Comisión Técnica de la AdC contó que se realizan reuniones individuales con los árbitros de todas las categorías y se refirió a la tarea de la comisión de evaluadores. Además, dijo que se trabaja con videos y psicólogos. Bellón fue autocrítico, pero también contundente: “Los árbitros no ganan ni pierden partidos”.
Entrevistas

-¿Cuál es tu opinión del nivel del arbitraje en esta primera parte de la Liga Nacional?


-El día 3 de diciembre hubo una clínica con todos los árbitros de la categoría A, debido a que detectamos algunos problemas en los juegos, específicamente en todo aquello que es traslado de la pelota y situaciones de agarrones, cortinas y bloqueos principalmente hacia aquellos jugadores que intentan buscar posiciones en los lanzamientos. Como esto se ha generalizado y ahora estamos en la segunda fase, queremos unificar bien los conceptos, arrancar las cuatro últimas jornadas, más el Súper 8 y después del receso, con las cosas más claras, y poder transmitirles a los entrenadores lo que le dijimos a los árbitros, para que ellos lo puedan plasmar en su trabajo en cancha.



-¿En qué está poniendo más énfasis el área de Comisión Técnica en el último tiempo?


-Estamos poniendo énfasis en una estrategia metodológica: reuniones individuales con nuestros árbitros de todas las categorías. Necesitamos detectar conductores, es decir, árbitros que sean referentes de este enfoque del arbitraje durante cada uno y todos los juegos. También nos hemos encontrado con problemas durante los arbitrajes de las categorías B y TNA, este problema lo podríamos definir rápidamente con el concepto de conformismo, y desde este concepto nos estamos refiriendo a aquellos árbitros que privilegian el tener partidos por sobre su preparación para esos partidos. Entonces creemos que el arbitraje argentino necesita un recambio generacional, y esto implica un costo social preocupante. Ante este marco de situación sabemos lo que no podemos: a) Ascender árbitros por el solo hecho de estar en una categoría inferior y b) Ascender árbitros para probar como asimilan las exigencias de la categoría superior. Estas dos opciones crean un espacio de derecho laboral al árbitro al que de mala gana o nunca en un futuro se renuncia. Es por ello que el costo social en la agenda actual es alto, constituyéndose en una variable importante a la hora de pensar estrategias de instrucción, seguimiento y evaluación.



-¿Tienen muchas quejas de jugadores y de entrenadores?


-Sí, por eso hemos realizado un seguimiento a un número importante de árbitros y nos encontramos con errores técnicos en lo que hace a la mecánica del arbitraje, estos errores no son por falta de conocimiento de nuestros árbitros, sino más bien, a la carencia de supervisión constante hacia el contingente arbitral. Pero aquí cabe la pregunta si tenemos el grupo de evaluadores necesarios para la cobertura del número de árbitros que en la actualidad arbitran en la Liga Nacional, esto tiene un costo que muchas veces nos es difícil afrontar. Es casi imposible arbitrar sin un seguimiento constante, o al menos la sensación de que así sea.



-¿En qué consiste el trabajo que realizan con los árbitros?


-El trabajo que, sorteando la dificultad señalada, realizamos, es mostrar los errores recurrentes aislando las situaciones que muestren esos errores, sin importar quién es el jugador, el equipo, el árbitro. Todos los árbitros comenten similares errores y esto es lo que nos preocupa. Muchas de esas fallas se deben a la situación emocional y de tensión por la que suelen transitar nuestros árbitros, de allí que en un trabajo conjunto con la Asociación Argentina de Arbitros y la Escuela de Arbitros hemos planificado ligar a la parte meramente técnica, el aspecto psicológico, como variable interviniente del arbitraje moderno. Esto nos ayuda tanto a nosotros desde lo técnico como a los árbitros desde su función específica, a comprender que el juego del básquetbol no lo hace un periodista, dirigente o entrenador opinando sobre el trabajo de nuestros árbitros, aunque estas opiniones abren un espacio de tareas en concreto que tienen como objetivo principal revisar el criterio arbitral y de qué manera la falta de consistencia en ese criterio dificulta la conducción de los juegos.



-¿De qué manera se puede mejorar el nivel del arbitraje?


-Desde diciembre del año pasado hemos puesto en funcionamiento desde la Escuela Argentina de Arbitros, con el apoyo de la Confederación, la Asociación de Clubes, la Asociación Argentina de Arbitros y los mismos árbitros, toda la comisión de evaluadores, por lo que hay 9 evaluadores trabajando en todo el país. La implementación fue paulatina y se concretó en el mes de enero próximo pasado. Todo ese trabajo, imágenes, comentarios, evaluaciones que nos han pasado ellos nos permitió un relevamiento de datos que les transmitimos a ellos en ocasión de la Clínica de Reválida a la Licencia Nacional. Elaboramos desde esos datos nuestros primeros trabajos en video de situaciones, los cuales entregamos a cada árbitro y con las características de cada categoría, le mostramos imágenes. Hicimos todo un trabajo de concepto personal. A partir de ahí nos hemos enfocado en cuáles eran los aspectos desde lo grupal y en lo individual y cuáles eran los puntos de énfasis que tenían que tener en cuenta para desarrollar la tarea arbitral. El trabajo a partir de imágenes es nuestra decisión: todo se muestra, se justifica, se explica y lo más importante, se acuerda. En este trabajo en imágenes de situaciones de juegos participan todos los árbitros de las distintas categorías. Aunque hay un aspecto que siempre deberemos trabajar: el árbitro siempre se va a equivocar, el error es parte del juego; un árbitro va a tener su buena noche y la peor, va a haber mejores árbitros que otros, pero hoy no podemos pasar la responsabilidad del resultado de un juego por la parte arbitral, los árbitros no ganan ni pierden partidos, esto lo tenemos sabido, pero hoy tenemos la sensación que muchos justifican sus errores desde la tarea de los árbitros. A ese grupo queremos dejarlo en evidencia, nuestra dirección de trabajo es bien clara, y nuestro eslogan es “empecemos por casa”.



-¿Qué otros aspectos te preocupan?


-Estamos preocupados y ocupados en determinar algunos focos para delinear la tarea; la violencia es uno de ellos, violencia de la que fuimos testigos no hace mucho. Nosotros pensamos y revisamos que parte de responsabilidad tenemos como cuerpo arbitral, pero sabemos claramente que parte de responsabilidad tienen los jugadores y entrenadores y el uso que muchas veces se hace de esta situación para sacar alguna ventaja. Al periodismo también lo pensamos como responsable algunas veces de estas situaciones, todos sabemos que detrás de un comentario al parecer ingenuo se juega alguna interpretación por parte de aquellos que escuchan no tan sana, las publicaciones en diarios pueden generar que determinadas personas vayan a la cancha con la clara intención de convertir un espectáculo deportivo en un espacio propicio para la agresión. Acá han habido agresiones a árbitros, quitas de puntos… Desde nuestra área de trabajo vamos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que esto cambie y colaborar para que estos actos de violencia no se vuelvan a repetir.



Fuente: LNB

Inicio | Arriba